Un analfabeto será aquel que no sepa dónde ir a buscar la información que requiere en un momento dado para resolver una problemática concreta. La persona formada no lo será a base de conocimientos inamovibles que posea en su mente, sino en función de sus capacidades para conocer lo que precise en cada momento». Alvin Toffler (La tercera ola)

 

Por  Soledad Castro, Account Executive de e-ABC Learning.

 

Comencé este relato preguntándome ¿Cuántas personas estudian o realizan cursos a distancia, y muchos de ellos no llegan a completar o alcanzar los objetivos esperados dentro de una empresa o institución educativa? La falta de motivación suele ser uno de los argumentos que más peso tiene dentro de las áreas de capacitación de recursos humanos y gestión académica de universidades. Ya sea que los participantes no se sienten motivados, el campus virtual les resulta aburrido, no saben cómo utilizarlo o simplemente no tienen un tutor que los guíe y motive, entre otras múltiples causas. Me pregunto, cuál es la razón de que esto suceda, si en todos los artículos e investigaciones sobre el tema, son mucho más los beneficios que las desventajas de este tipo de enseñanza virtual.

 

Lo cierto es que tenemos que ser sumamente cuidadosos cuando hablamos de educación a distancia, campus virtual, enseñanza e-learning, ya que es muy común meter todo en una misma bolsa y nada más alejado de una buena práctica que confundir los términos en este y cualquier campo. Uno de los aspectos cruciales está asociado al hecho de que los procesos de aprendizaje no surgen automáticamente por el transcurso del tiempo. Son justamente el resultado positivo de los esfuerzos deliberados y explícitos, orientados a la generación de acervos tecnológicos y capacitación de los recursos humanos. Esto significa el desarrollo de una estrategia tecnológica y productiva asociada a inversiones orientadas a la generación/adopción de cambios técnicos permanentes que induzcan una maduración que no es automática ni instantánea y que requiere de esfuerzos permanentes y conscientes. (1).

 

La valorización y el crecimiento que tuvo el e-learning, permitió abrir la mirada al campo y examinar los cambios que exigían las nuevas tecnologías de la Información y la Comunicación. Cambios en los lenguajes, en los distintos modos de percibir la realidad, en las comunicaciones entre pares. Cambios en la vida familiar y la esfera empresarial.

 

Los datos dentro del ecosistema digital, normativas pocos conocidas y la abundancia de información conducen a un sinfín de teorías que nos dicen “Cómo” pero no resuelven el problema de fondo. El caso es que no todos accedemos de la misma forma al aprendizaje virtual y en este sentido, tenemos los mismos inconvenientes que se presentan en el aprendizaje convencional del siglo XX.

 

Como especialistas del terreno, acompañamos las investigaciones desde una mirada multidisciplinar, con aportes teóricos y prácticos, el proceso de reapropiación del saber digital por parte de los actores sociales dentro de las Instituciones educativas o empresas. Las tendencias en e-learning nos reclaman un  ajuste en las estrategias de enseñanza y aprendizaje. Sabemos bien que tanto unas como otras no pueden ir separadas, ya que las formas de sociabilidad afectan directamente la arquitectura técnica. La digitalización de los materiales (imagen, sonido, textos verbales, infografía) procedentes de diferentes fuentes adquieren una misma naturaleza expresiva, que permite reutilizarse y combinarse creativamente poniendo a prueba el potencial de este medio y la definición del discurso digital que ha traído la cuarta ola de la comunicación según Toffler (2).

 

Pero, con todo el contenido y recursos que se le puede ofrecer al usuario ¿Cómo podemos captar la atención del mismo sin ser demasiado pretenciosos y no agobiar la práctica? Múltiples artículos de e-learning nos brindan estrategias de enseñanzas y metodologías pedagógicas con el afán de lograr los objetivos propuestos. Pero volvemos al principio, y una única pregunta no nos alcanza para desentrañar las prácticas de enseñanza y apropiación del aprendizaje. Recordemos que el debate debe centrarse en problemas más amplios: ideológicos, políticos, éticos que conlleva el campo de la educación y las nuevas tecnologías.

 

Dentro de las estrategias que cada institución traza para llevar a cabo las acciones dentro del aula virtual, nos topamos con diferentes herramientas que funcionan como el camino hacia y no el punto de llegada. El rol del docente o tutor tiene gran implicancia en este proceso, así como el marco donde se inserta la pedagogía y los objetivos que la institución persigue. Por eso mismo, los esfuerzos de llenar el aula virtual de contenido esperando que el participante adquiera el conocimiento como por arte de magia, debe erradicarse de toda práctica de producción del conocimiento. Invertir en capacitación docente para evitar este tipo de prácticas simplistas, es una de las opciones que ofrece e-ABC Learning propuesta que forma parte del Centro de Innovación Latinoamericana de Tecnología Educativa (CILTE).

 

Algunas de las actividades principales del Centro son:

  1. Servicios de Consultoría y capacitación a empresas y centros educativos
  2. Difusión de investigaciones a través de artículos, webinars y congresos y
  3. 3. La creación de alianzas con otros centros de Investigación en Tecnología Educativa, entre otros.

 

Creemos necesario un estudio integral del campo educativo/tecnológico, al recuperar una mirada comunicacional que integre a la matriz de estudio las preocupaciones por los nuevos medios (3).

 

Existen herramientas tecnológicas que como soporte, implican otras formas de comunicación que expresan las potencialidades del medio y donde los participantes se retroalimentan de todas las señales comunicativas presente en el momento del aprendizaje, ya sea verbales o no verbales. En este marco, las nuevas narrativas transmedia ya no se buscan impactar con las historias sino permiten a  los usuarios conecten con las historias y construir sus propios mundos. La lógica de estas narrativas tiene como principal objetivo conectar con los “prosumidores”, aquel individual que no solo adquiere contenidos sino que los genera.

 

En este marco de innovación técnica, el e-learning en vivo, más conocido como Live Learning, contiene una doble función: por un lado, funciona como abordaje metodológico y al mismo tiempo es una herramienta que transmite en vivo los contenidos por el docente o tutor. En tanto medio de comunicación, el e-learning en vivo permite ser una suerte de entrada al mundo del participante ya que permite la transferencia de conocimiento en tiempo real.  Estimula el intercambio de ideas e imágenes, al mismo momento que permite aprovechar el intercambio y estar atentos a los tipos de comunicación kinésica, proxémica y otras variables de la misma. La flexibilidad de esta herramienta abre el juego a los capacitadores o tutores incrementando la creatividad dentro de la clase. La proximidad del video desplaza la lejanía tácita del soporte tecnológico al mismo tiempo que permite la sociabilidad entre los participantes/estudiantes en el caso de las Instituciones educativas y/o la colaboración entre pares, en el caso de las empresas. La videoconferencia o streaming permite la flexibilidad y fácil acceso: ya sea desde una app como desde una tablet o pc pueden ingresar con solo conectarse a wifi. De esta manera, el  video añade un componente de entusiasmo al alumno que incrementa su motivación respecto al contenido y aprendizaje, al mismo tiempo que invita a comprender al alumno como actuar frente a posibles escenarios que nos podemos encontrar en nuestra vida profesional.

 

De esta manera, redoblamos la apuesta, ya que no se trata simplemente de la creación de la tecnología al servicio de la educación, de la recepción crítica o de la información de los medios en la escuela (4). Se trata de entender que se han creado nuevas formas de comunicación, nuevos estilos de trabajo, nuevas maneras de acceder y producir conocimiento. Comprenderlos en toda su dimensión nos permitirá generar mejores prácticas para la evolución de  la enseñanza y aprendizaje virtual.

 

 

(1) Aguiar,Henoch “El futuro no espera. Políticas para desarrollar la sociedad del conocimiento. 1 ed. La Crujía, 2007

(2) Alvin Toffler, fue un escritor y futurista estadounidense doctorado en Letras conocido por sus discusiones acerca de la revolución digital, la revolución de las comunicaciones y la singularidad tecnológica. En su libro La tercera ola, Toffler introduce un concepto de ola que engloba todas las consecuencias biológicas, psicológicas, sociales y económicas que se derivan de cada una de las civilizaciones verdaderamente distintivas. Aquí hablamos de la cuarta ola a partir de la digitalización de los materiales.

(3) Recuperamos la Investigación que realiza Lev Manovich sobre el lenguaje de los nuevos medios de comunicación. En un principio los nuevos medios se refieren a: Internet, los sitios web, el multimedia, los videojuegos, los CD-ROM y el DVD, Y la realidad virtual, pero lo amplia a los distintos formatos multiplataformas de tv, audio y streaming.

(4) Litwin Edith, Tecnologías Educativas: Política, historias, propuestas.(p.18) Buenos Aires, 1995.