Con motivo de la realización del curso online ‘Evaluar en el escenario de la virtualidad’, impartido desde el Centro de Innovación Latinoamericano en Tecnología Educativa (CILTE) de e-ABC Learning, entrevistamos a Alejandra Zangara, una de tres las expertas a cargo de esta propuesta de entrenamiento docente que está teniendo amplia repercusión en América Latina.

El objetivo del reportaje fue indagar en los diferentes aspectos y desafíos que plantean los procesos de evaluación en tiempos de virtualidad absoluta. Un escenario al que todos los docentes han debido adaptarse como consecuencia de la pandemia.

Alejandra Zangara, proviene de la disciplina de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), y es especialista en Tecnología Educativa y Doctora en Ciencias Informáticas por dicha institución.

Actualmente es Directora de Educación a Distancia y Tecnología aplicada en Educación en la Facultad de Informática de la UNLP. Además se desempeña como evaluadora de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONEAU) para carreras en la modalidad de Educación a Distancia desde 2012. También es consultora en espacios de educación no formal y corporativa en Argentina y el exterior, en temas relacionados con tecnología educativa y educación a distancia, y en procesos de e-learning y sus diversos componentes: diseño de sistemas, materiales y capacitación de tutores.

¿Cómo debe realizarse una evaluación online en cuanto sus componentes conceptuales y metodológicos?

La evaluación es un proceso de obtención de información y toma de decisiones. Debe ser pensada desde las políticas educativas de un país, sistema de enseñanza, institución, aula y también en los espacios de enseñanza no formal.

Podemos decir que iteran los siguientes pasos metodológicos:

1) Delinear: Identificar qué información se necesita relevar

2) Obtener: Determinar los métodos e instrumentos de recolección

3) Elaborar: Organizar la información. Establecer bases de comparación. Pueden ser algunas de las siguientes:

  • Comparación con hechos o desempeños previos:progreso de un grupo o persona en comparación con su propio desempeño anterior.
  • Comparación con otras entidades similares: Progreso de un grupo o persona en comparación con el progreso de otras entidades similares.
  • Comparación con objetivos establecidos: Comparación con objetivos establecidos con anterioridad.
  • Comparación con una situación ideal: Comparación con el ideal dado o el caso hipotético.

4) Decidir eInformar: Tomar las decisiones que originaron la evaluación e informar a los interesado/as

¿En qué momento del proceso de enseñanza deben pensarse las evaluaciones?

La evaluación es parte central del proceso de enseñanza, no puede representar una etapa final. Para los/as estudiantes es una toma de conciencia de los aprendizajes adquiridos, para lo/as docentes es fuente de conocimiento para generar conclusiones de mejora del proceso en forma constante.

Es una práctica sistemática, planificada e integrada a la enseñanza que tiene como finalidad apreciar, conocer y comprender diferentes aspectos de la realidad educativa.

Es un componente tan esencial del dispositivo de enseñanza que puede significar un norte a partir del cual se direccione el resto de las acciones.

Incluso, en el espacio de formación que generamos en e-ABC Learning vimos ejemplos de propuestas de enseñanza que están orientadas significativamente por la evaluación, como las pruebas internacionales de idiomas o los exámenes de ingreso en algunas universidades, por ejemplo.

Esto es: se toma una competencia deseada para que los estudiantes logren a la salida del proceso (por ejemplo, un estándar internacional de manejo de un idioma) se consideran las competencias de entrada de cada estudiante y se diseña un itinerario de enseñanza para llegar de un punto a otro. El inicio y el final de este circuito están delimitados por la evaluación.

¿Cómo se reconocen y seleccionan los instrumentos más pertinentes para evaluar, según las decisiones macro que tome cada institución?

Estas decisiones siempre dependen de planificaciones macro, en las que los procesos de evaluación deben estar considerados. Nosotros trabajamos con la idea de un master plan de evaluación que considere aspectos conceptuales y metodológicos y articule objetivos, actores, modelos, instrumentos y decisiones.

¿Cuáles son las herramientas que provee Moodle para evaluaciones online?

Lo primero que debemos decir es que el uso de Moodle o cualquier EVEA (Entorno Virtual de Enseñanza y Aprendizaje) nos pone frente al necesario diálogo de mediación entre la propuesta educativa y la lógica de la tecnología a utilizar.

Lejos de la idea de que enseñar a través de un EVEA es una cuestión de “llenar casilleros” o completar cada una de las opciones, recursos y actividades que el entorno proporciona, creemos en la idea de la apropiación.

Pero, para hacer consciente este trabajo de “puente” se requiere un profundo conocimiento de las herramientas.

En el caso de Moodle, es posible utilizar varias de sus actividades para implementar estrategias de evaluación:

1) Cuestionario: el entorno Moodle ofrece la opción de diseño de cuestionarios que se pueden utilizar en evaluaciones diagnósticas formativas o sumativas, como así también en autoevaluaciones para facilitar a los estudiantes la monitorización de sus propios conocimientos.

Esta herramienta es sumamente flexible y dispone de una gran cantidad de opciones de configuración. Entre ellas, la posibilidad de asignar puntajes diferenciados según la pregunta, presentar las preguntas de manera aleatoria, y establecer horarios y límites de tiempo.

Existen además diversas opciones para el modo y tiempo de la notificación de los resultados a los alumnos.

Se puede elegir dentro de una amplia galería de tipos de pregunta, entre ellas las de opciones múltiples (con una o varias opciones correctas posibles), verdadero/falso, emparejamiento, de respuesta numérica y respuesta breve.

El profesor dispone de varias herramientas de presentación de los resultados, tanto en forma individual por alumno y cuestionario, como en modo de síntesis. El entorno permite almacenar bancos de preguntas que pueden ser reutilizadas en distintos cuestionarios.

2) Foro: El foro es la herramienta de comunicación asíncrona más importante dentro de los cursos de Moodle. Un foro es un espacio virtual colaborativo en el que un grupo toma parte en una conversación sobre un tema de interés general.

Los foros favorecen la participación asincrónica y sin limitaciones de espacio ni de tiempo. Permiten además ahorrar tiempo al docente al responder a preguntas o aclarar dudas que pueden ser generales. Es muy interesante su uso para generar actividades en las que se puedan compartir conocimientos y argumentos en torno a un tema y evaluar.

3) Glosario: Un glosario es un listado de términos con sus correspondientes definiciones, a modo de enciclopedia o diccionario. El glosario utiliza el editor HTML, lo que permite generar definiciones con texto estructurado al que se pueden agregar links y contenido multimedia.

Existe un glosario principal, que puede ser editado solamente por el docente, y eventualmente varios glosarios secundarios pasibles de ser editados por los alumnos. En este último caso el glosario serviría no sólo como instrumento de información sino también como modo de trabajo colaborativo y como recurso de evaluación de conocimientos.

4) Tarea: La tarea permite a los alumnos subir un trabajo previamente asignado por el profesor. Este trabajo, en formato digital, puede tomar la forma de un documento de texto, una presentación electrónica, una imagen o un video.

Los documentos quedan almacenados para su evaluación por parte del profesor, quien tiene la posibilidad de añadir comentarios.

Estos cuatro puntos están tomados del artículo que publiqué con Dreizzen E., y Spinelli O. M. en 2014, en la Revista Iberoamericana de Tecnología en Educación y Educación en Tecnología, titulado ‘Formación de docentes de la carrera de Medicina en el diseño de contenidos educativos mediante Moodle’.

Durante el curso ‘Evaluar en el escenario de la virtualidad’ se consultó a los asistentes por la metáfora que más identificaban con el concepto de evaluación. ¿Cuáles fueron los resultados obtenidos y qué análisis puede realizar a partir de esos resultados?

La idea de la metáfora fue ahondar algunas cuestiones de la percepción de los participantes del seminario que dimos en el marco del curso, respecto de qué les parecía que era la enseñanza. Había varias muy divertidas pero hubo dos, que fueron las más elegidas: la de una locomotora con los vagones y otra de una embarcación donde todos reman de una forma pareja. Eso nos pone frente a dos modelos de enseñanza y aprendizaje bien distintos:

El de la locomotora, que es el que muchas veces se utiliza en la escuela, en general, donde el docente que avanza es la locomotora del tren, y los alumnos quedan desperdigados en el camino: se pierden o no se saben en qué lugar del tren están.

La otra, que fue la más elegida y que nos permitió trabajar con el paradigma de evaluación que quisimos socializar con los docentes que participaron de la formación, tuvo que ver con el trabajo colaborativo y empático de un grupo de personas que tienen un líder, un coordinador que diseñó el camino y que sabe a dónde llegar, pero donde todos trabajan de manera equilibrada, y donde el lugar al que se arriba tiene que ver con el trabajo colaborativo y con el esfuerzo de todos, de manera más equilibrada.

¿Podría comentarnos 5 buenas prácticas en el desarrollo de evaluaciones online?

Creo que a lo largo de las preguntas anteriores quedaron huellas de algunas buenas prácticas:

  • Diseñar una propuesta de enseñanza que pueda ser, incuso, interpelada y co diseñada con los estudiantes. Pero, siempre, un plan de trabajo -provisorio y plausible de modificaciones- enriquece la enseñanza. La evaluación debe estar contemplada en ese plan desde el inicio.
  • Integrar modelos cuanti y cualitativos en la evaluación.
  • Evitar caer en la “fatiga metodológica” que significa evaluar todo de la misma forma. Tener una “caja de herramientas” de evaluación  (de metodologías y herramientas) lo suficientemente rica para ser flexibles. Las rúbricas son instrumentos sumamente valiosos en este sentido.
  • Fomentar la co-evaluación y la autoevaluación.
  • Siempre, reflexionar sobre la evaluación (meta-evaluación)

Finalmente, explorar e investigar. Pensar que el conocimiento y la enseñanza son saberes provisionales y siempre posibles de ser mejorados. Lo/as estudiantes son nuestros mejores aliados en esta tarea.