(Por Pablo Raganato, Director Comercial de e-ABC Learning) El año 2020 nos llevó a un esquema de virtualidad total que significó un enorme desafío para las instituciones educativas. En pocos días tuvieron que acelerar sus procesos de transformación digital para poder garantizar el desarrollo de clases a todos sus alumnos.

Una carrera contra reloj que puso a prueba a colegios y universidades, pero también a las autoridades gubernamentales, y a los proveedores de soluciones tecnológicas y pedagógicas. Todos nos vimos interpelados por una realidad imprevista e imprevisible.

La magnitud del reto también incluyó la realización de exámenes online, que aseguraran la identidad de los alumnos e impidieran el fraude.

Una instancia novedosa, ya que hasta ese momento en la mayoría de los casos, luego de completarse exitosamente un curso en línea en el marco de una carrera de grado o posgrado, las universidades requerían la realización de evaluaciones en forma presencial.

Comenzando un nuevo ciclo lectivo, el desafío continúa vigente. Si bien las instituciones educativas de nivel inicial, primario y secundario iniciarán sus clases en modalidad presencial, cada una de ellas deberá tener todo dispuesto para poder pasar a la virtualidad cuando se detecten positivos en las burbujas escolares.

Por otra parte, muchas universidades continuarán con el esquema desarrollado durante el año pasado, al menos durante el primer semestre de 2021, lo cual las llevará a continuar evaluando online a sus alumnos.

Garantizando el aprendizaje ubicuo

Las potencialidades que ofrece el modelo del aprendizaje ubicuo (u-learning) -entre las que se destacan la posibilidad de desarrollar procesos de aprendizaje en situaciones laborales y la oportunidad de utilizar amplios recursos, como los videos, audios y soluciones de realidad extendida (virtual o aumentada)- son más efectivas si se incorpora al proceso formativo una solución de supervisión de exámenes virtuales.

Además, en situaciones de normalidad, los exámenes en línea permiten ahorrar papel, tiempos y costos de impresión, facilitan la calificación inmediata con resultados instantáneos, y ofrecen la posibilidad de integrar alumnos desde distintos puntos geográficos.

Pero para lograrlo, la clave de una implementación efectiva de evaluaciones online reside en que ofrezcan garantías para asegurar la identidad de cada participante. Una posibilidad que hoy está al alcance de instituciones educativas, empresas y entidades públicas.

Una solución que se anticipó a la nueva normalidad

Proctorio es una plataforma reconocida internacionalmente que e-ABC Learning implementa en Sudamérica, y cuyo principal aporte es certificar la integridad del aprendizaje durante el proceso de examinación online.

 Tal es su grado de efectividad y la confianza que genera, que hoy es utilizada por destacadas instituciones educativas como Boston College, Baylor University, Berkeley University, Columnia University, Duke University, Harvard University, The University of Ipwa, Ken State University y Louisiana State University; y empresas como Amazon y la Clínica Mayo (Estados Unidos).

 Su principal aporte de valor radica en su capacidad para:

  • Realizar exámenes seguros
  • Potenciar experiencias de aprendizaje
  • Acceder a educación de calidad
  • Realizar un control efectivo de las evaluaciones
  • Disminuir costos
  • Controlar fraudes
  • Eliminar el error humano
  • Validar identidad a través del reconocimiento facial y firma digital
  • Analizar resultados

Proctorio además se integra con los LMS Moodle, Blackboard, Canvas, Brightspace, y Evolution LMS, la versión ampliada de Moodle desarrollada por e-ABC Learning.

Además, sus capacidades pueden complementarse con las siguientes configuraciones de exámenes virtuales que provee el LMS Evolution:

  • Banco de preguntas aleatorias
  • Cantidad de intentos
  • Límite de tiempo adecuado
  • Opciones del choice aleatorias
  • Consignas claras

A partir de sus características propias y su complementariedad con funcionalidades de otras soluciones. Proctorio es una plataforma que permite la realización de las cinco características fundamentales del modelo u-learning: Permanencia, Accesibilidad, Inmediatez, Adaptabilidad e Interactividad.

Cinco características que definen dos exigencias claves del mercado en tiempos de nueva normalidad: agilidad y flexibilidad.