(Por Mónica Espino, encargada de Capacitación en e-ABC Learning) En un artículo anterior analizábamos por qué incorporar gamificación en el e-learning. Habiendo analizado las razones por las cuáles sumar instancias lúdicas a los procesos de aprendizaje en línea, es importante poder identificar los pasos a seguir para poder implementar cursos.

En general, para diseñar una capacitación, y en específico un proceso de formación online, es necesario saber quiénes participarán de cada curso a implementarse, y cuáles son sus intereses y gustos; para poder diseñar una estrategia efectiva.

Inicialmente es preciso diseñar una estrategia, determinar qué elementos son necesarios para lograr el aprendizaje, e identificar cuáles son las métricas que servirán para evaluar el desempeño de los participantes.

Luego se deben presentar:

  • Metas y objetivos claros: cuáles son los retos o desafíos específicos que tendrá la capacitación
  • Normas y reglas del juego concisas y claras: cómo se gana o pierde puntaje o como se logran objetivos
  • Escenario o narrativa en la cual estará inmerso el participante
  • Opciones o rutas en las cuales se pueden tomar decisiones
  • Número de intentos (posibilidades de equivocarse)
  • Recompensas (poderes, insignias, vidas, etc)
  • Retroalimentación (barras de progreso, respuestas correctas o incorrectas, ayudas)
  • Visualización de los logros de los participantes (insignias, puntos, tablero de posiciones)
  • Armado de grupos para que los participantes experimenten la colaboración y competencia
  • Restricciones de tiempo para ayudar a concretar esfuerzos
  • Guías y apoyos a los participantes para que desarrollen habilidades (pedagogía del andamiaje)
  • Competencias que otorga la capacitación

Es importante que potenciemos la estética del curso para que la experiencia sea memorable. Para ello:

  • debe haber una coherencia estética y comunicativa
  • se pueden aprovechar los recursos digitales: no sólo se deben incluir herramientas propias de los LMS, como por ejemplo insignias, sino también aprovechar recursos como videoconferencias y realizar encuentros virtuales gamificados.
  • incluir las redes sociales en la experiencia de aprendizaje (hoy el aprendizaje social es de suma importancia).

Al evaluar el resultado de una capacitación que aplica técnicas de gamificación debemos considerar si el participante:

  • pudo aplicar conocimientos y realizar tareas considerando los retos y desafíos
  • asoció conceptos o ideas dentro de la narrativa del curso
  • fue respetuoso con las reglas
  • aplicó la creatividad en la toma de decisiones, resolución de problemas para elegir distintas rutas
  • tuvo la tolerancia a la frustración en caso de múltiples intentos
  • sacó provecho del trabajo en equipo: trabajo colaborativo, toma de decisiones, liderazgo, resolución de situaciones problemáticas.

Existen distintas herramientas que podemos incorporar en una capacitación de e-Learning como parte de la creación de un curso gamificado, entre otras:

  • puntos
  • niveles
  • insignias
  • ranking
  • avatars
  • animación e interacción
  • barra de progreso
  • recompensas

Otra herramienta que podemos incorporar es Open Badget. En los procesos de e-learning, el estudiante se siente motivado al ver que sus logros y éxitos son reconocidos. Los Open Badget son insignias portátiles y verificables. Tienen una imagen e información (emisor, destinatario, evidencia) y pueden ser mostradas en redes sociales, por ejemplo en LinkedIn, Facebook, Twitter o mostradas en un e-mail a un posible empleador. Incorporar Open Badget en los LMS ofrece claras ventajas: las insignias abiertas son transferibles, reconocibles, verificables, seguras, pueden promocionar una marca y ayudar a construir una comunidad.