e-ABC Learning

e-Learning y marketing de contenidos

(Por Victoria Hernando, e-ABC Learning) El e-learning proviene del inglés y significa electronic learning y se traduce al español como enseñanza virtual o formación online. Como sabemos, hace referencia a un método educativo dónde, mediante dispositivos electrónicos, se hace posible el aprendizaje, manteniendo la distancia entre el profesor y el alumno.

El único requisito para que el e-learning se produzca es contar con un dispositivo electrónico, como un celular o móvil, una tablet o una computadora, y conexión a Internet.

Se trata de una modalidad de distribución del conocimiento que aporta múltiples beneficios. Entre ellos, podemos destacar:

  • la accesibilidad, ya que cualquier persona pueda acceder a contenidos actualizados, clases o carreras desde cualquier lugar, eliminando barreras geográficas
  • los tiempos flexibles, el e-learning demanda menor inversión de horas en comparación a las clases presenciales (se eliminan las horas que insume el traslado hacia un centro educativo), y los contenidos formativos están disponibles de forma permanente, para que puedan ser consultados en el momento de mayor conveniencia del adulto
  • un incremento de la motivación, permitiendo que los alumnos participen activamente en el proceso de aprendizaje, y favoreciendo una mayor retención de la información.  

Lo interesante es que el e-learning puede utilizarse en ámbitos educativos y también corporativos. Además de las universidades y escuelas, muchas empresas de todos los tamaños eligen distintas opciones de e-learning para crecer y seguir cumpliendo sus objetivos.

En paralelo, es importante considerar al marketing, como una disciplina complementaria, que puede aportar muy buenas prácticas para lograr:

  • que las instituciones capten mayor cantidad de alumnos, de diferentes latitudes
  • que un programa de capacitación de una compañía genere interés en la mayor cantidad de colaboradores posibles
  • que las propuestas educativas transmitan mayores cualidades y sean más atractivas

Más allá de que hayamos desarrollado el mejor de los cursos, con contenidos sólidos, buenos niveles de interactividad y los mejores profesores, si la propuesta no cala y no provoca interés en sus destinatarios, irremediablemente estaremos ante un fracaso.

Para evitar este tipo de situaciones, el Marketing de Contenidos busca involucrar a un público objetivo con lo que se está comunicando y de esta manera, aumentar el volumen de clientes.

La clave pasa por crear contenido de valor, útil y relevante, que atraiga e involucre a las personas en las cuales estamos haciendo foco, para crear una percepción positiva de una marca y/o un producto.

Trasladándolo al ámbito de las propuestas educativas, la marca puede ser la institución que ofrece el curso o el sector de la empresa que lo está impulsando, y el producto es el curso.

Las ventajas del e-learning son muchísimas como hemos visto, pero pudiendo conocer y aplicar las estrategias del marketing de contenidos, podremos:

  • aumentar la cantidad de alumnos (actuales y potenciales),
  • fidelizar a nuestra audiencia, logrando ser siempre la primera opción (que los estudiantes vuelvan a confiar en las propuestas formativas de la institución o la empresa),
  • establecer relaciones colaborativas de retroalimentación, para lograr propuestas más enfocadas a las necesidades de mercado

La fidelización genera repercusión y recomendaciones de boca en boca, y en las redes sociales.

Y una estrategia de marketing de contenidos también aporta mayor autoridad online. ¿Qué significa esto?, que tendremos más relevancia para el público objetivo que busca soluciones que tengan que ver con lo que nosotros ofrecemos, con nuestro producto o servicio.

Cuanto más relevante es nuestra propuesta para el público objetivo, mayores posibilidades tendremos que nos elijan, frente a nuestra competencia. 

La autoridad online a la que hacemos referencia, se consigue construyendo una presencia online positiva, y utilizando distintas formas de comunicación que nos publiciten y aumenten la confianza y credibilidad.

Esto puede darse mediante la creación de un buen  contenido  interno en el campus, blog de un sitio web, campañas de email marketing, presencia en redes sociales, etc.

Impulsar el e-learning necesita de una confianza entre nosotros y los clientes, necesita de una relación. Esto puede lograrse con buenas campañas de marketing de contenidos, presencia online, y siempre, trabajo y perseverancia.

Foto de Marvin Meyer en Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.